21 de septiembre de 2009

cosecha infinitamente pausada

la cubriremos con paja
desde la siembra de sentimientos oscuros
no se logró absolutamente nada
aunque se intentó conversación intensa
y amilanar los hechos
era imposible que la cosecha fuera menos que odio
desesperación, ventanas que se cierran en un cielo verde naranjo asqueroso
manchado por la sucesión de elementos bizarros
la pequeña luz que se veía en la entrada
llena de tranquila calidez veraniega
era cada vez más cerrada
y aunque las manos entraban y estiraban de un lado y otro
mientras más se abría de uno más se cerraba de otro
se petrificaba el negro en las manos, temblaban sin tener movimiento
el azul llegaba hasta nuestras cabezas
heridas de remordimiento por no poder encontrar la entrada
el mundo seguirá inerte
mientras nos reencontramos

1 comentario:

Sebastián dijo...

Ojalá llegue el día coseches mucha felicidad =)