9 de septiembre de 2009

verdad

cuando la desesperación llega a un punto en que no puedes hacer nada
la calma sobreviene, la verdad avanza sobre ti como pesadilla externa
el árbol se deforma cada vez más en su búsqueda desesperada de luz
aire para respirar no hay en la hojas de quienes son atrapados por la telaraña
las pequeñas hadas no existen, mientras duermes sólo te rondan los duendes de lo perverso
sigues teniendo el mismo sueño pero la caja cada vez se hace más pequeña, tanto que te empiezas a intoxicar con tu propia locura
el veneno que tu mismo preparaste se encuentra cara a cara con tus poros defectuosos
empieza a derretir la máscara que te pusiste

3 comentarios:

Sebastián dijo...

Hola, como siempre me gusta lo que escribes =)

Bea dijo...

Canq que bien que vuelvas a escrbir en tu blog, excelentes escritos

Miss M dijo...

Si la verdad...
derretir la máscara.

Espeluznante.
Adoro leerte.
Es espeluznante y maravillozo a la vez leer tanto corazón y tripa hecho letra